Héctor Puebla y los 40 años de Cobreloa: "Podemos volver a ser el más grande de Chile"

El eterno capitán y pentacampeón loíno conmemoró el cuadragésimo aniversario en conversación con RedGol. Recordó sus comienzos y hasta reveló el equipo del que era hincha antes de que naciera Cobreloa: Colo-Colo.

No diga Cobreloa , diga Héctor Puebla. El Ligua es el ídolo más grande de la historia del cuadro naranja, ganó cinco coronas nacionales con los naranjas y fue protagonista en sus dos finales de la Copa Libertadores, 1981 y 1982. Aunque él prefiere recordar dos momentos. "La primera estrella del club, que fue mi primer vuelta olímpica (1980) y el primer triunfo chileno en Uruguay, con gol mío y pase gol al 'Trapo' Olivera (1981)".

Hoy Cobreloa cumple 40 años de existencia y Puebla conmemoró la historia con RedGol. "Cobreloa es de todo Chile y eso se marcó en esos años, en los 80. No solo era gente que trabajara en Calama, sino gente que nació en esos años y se enamoró del club, de todo Chile. En 1977 no eran tan conocidos, pero después todos hablaban del equipo", reconoce el Ligua.

El siete pulmones saltó en 1980 desde Lota Schwager. Había crecido viendo al Colo-Colo de la Copa Libertadores 1973, pero al llegar a Calama todo cambió. "Antes era de Colo Colo, por esa final de la Copa... quería ser como Caszely, como el Pollo Véliz. Luego comencé a fijarme en Víctor Merello y Luis Ahumada, que se fueron a Calama. En Lota tenía que pagar si quería tomarme una segunda bebida en la cena. En Cobreloa me convertí en un jugador verdaderamente profesional".

Por eso, Puebla lamenta la actualidad del equipo, sumido en Primera B. "Ahora estamos en segunda y nadie esperó llegar a esa instancia. Quizás no sea en poco tiempo, pero el equipo se va a sobreponer y llegará lo de los 80, se puede volver a ser el más grande de Chile, se puede pelear de nuevo una copa internacional. Es lo que espero", reconoce a la distancia.

El consuelo del Ligua está en la trascendencia de Cobreloa a nivel nacional e internacional. "Antes las empresas tenían 10 mil trabajadores en Calama y apoyaban al club. Ahora eso cambió, la gente se retiró y se fue a La Serena, a Antofagasta, a Santiago. Ahí hay muchos hinchas. El problema es que en casa no quedan tantos como antes. A mí me reconocen en todo Chile. Ahí te das cuenta de lo que hiciste en tu carrera, cuando la gente te pide una foto y te dice 'este fue uno de los grandes'".

Por eso, no quiere olvidarse de los años más gloriosos, cuando peleaba precisamente con Colo-Colo el cetro de rey del fútbol chileno. "Ellos son nuestros archirrivales. Era un clásico muy especial y mientras estuve en Cobreloa, nunca perdí con ellos en Calama. Quedaban picados, con figuras como Caszely y el Chano Garrido. Grandes equipos. Ellos no querían ni ver Calama".

Por último, Puebla le deseó todo el éxito al nuevo entrenador, José Sulantay, con quien levantó el título de 1992. "La trayectoria hace a Don José un hombre muy importante. Trabaja muy bien y sabe llevar el grupo humano. He tenido mucho contacto con él y le deseé lo mejor para este año. En sus manos ponemos nuestra esperanza", completó.

Fotos: Archivo

RedGol recomienda

Más noticias de tu interés

RedGol recomienda

Revive #RedGolEnRusia con toda la Copa Confederaciones