La injustificable paciencia de la U con Beccacece: Van 12 polémicas y sólo cinco triunfos en 10 meses

Desde que Sebastián Beccacece empezó a sonar como técnico de la U es que comenzaron los problemas relacionados al técnico. Su permanencia empieza a ser cuestionada con fuertes fundamentos y sus polémicas superan cualquier normalidad de un técnico en un equipo grande.

Sebastián Beccacece sigue al mando de Universidad de Chile pese a que ha mantenido una serie de increíbles polémicas en su paso por el equipo azul. En menos de un año al mando de la U promedia casi una crisis mensual y, pese a la confianza de Heller, su permanencia es muy cuestionable.

(Primera polémica) El comienzo de Sebastián Beccacece al mando de la U fue muy criticado. Negoció con Carlos Heller mientras Martín Lasarte aún estaba al mando del equipo e incluso les avisó a varios jugadores que se irían del club antes de que se disputara la última fecha.

Fue responsable de la inexplicable salida del capitán José Rojas y otros jugadores, e incluso esto costó una seria crisis con el ex DT uruguayo de la U –lo calificó públicamente como desagradable- y sus referentes más cercanos.

(Segunda polémica) Ahí ocurrió un nuevo problema. Varios de los jugadores que quedaron el plantel, Mathías Corujo y Guzmán Pereira como máximos emblemas, tuvieron serios problemas con Beccacece. Los dos uruguayos incluso fueron sacados del equipo en la previa de la eliminación de Copa Libertadores y ambos se fueron al final del semestre exigiendo explicaciones. Guzmán remarcando que nunca le dijeron las cosas a la cara y el Chiche confirmando que nunca tuvo relación con el DT y que lo tuvieron sin dejar entrenar tras volver de la Copa Centenario. Ambos tuvieron que partir de manera obligada y dejando una mala imagen del tratamiento del entrenador con el plantel.

(Tercera polémica) La mala relación de Beccacece con los jugadores también provocó la crisis más importante del DT en sus nueve meses al mando de la U: el famoso asado. La celebración y los problemas de disciplina provocaron un terremoto a todo nivel en el CDA y terminó con el paso por la U de Gonzalo Espinoza, Cristián Suárez, Joao Ortiz, Leonardo Valencia y Luis Felipe Pinilla. Esto provocó críticas de varios jugadores, incluído Osvaldo González que dijo que esto fue "un salvavidas para el técnico" o del Banana Suárez, que dijo que el famoso abrazo del plantel con el DT ante Iquique fue falso.

(Cuarta polémica) Pese a que Beccacece se excusa de que él recibió un plantel armado y que sólo en la previa del Apertura pudo conformar su grupo, al revisar los 14 refuerzos que pidió en el año, se ve que son pocos los que realmente han funcionado.

Los tres del primer semestre, Luis Fariña, Fabián Monzón y Gonzalo Jara, no anduvieron para nada. El volante llegó lesionado y casi no jugó, el lateral se convirtió en el tercer jugador de su puesto –bajo Zacaría y Beausejour- y el seleccionado nacional ha pasado entre lesiones, malos rendimientos y ahora una larga suspensión.

Los del segundo semestre no han tenido mucha más suerte. Pese a que el rendimiento ha sido superior, el equipo sigue en la intermitencia absoluta. Esto a pesar que la pretemporada y que los trabajos azules comenzaron mucho más temprano que del resto de los equipos.

Sólo Felipe Mora, Christian Vilches, Lorenzo Reyes, Juan Leiva y Nicolás Maturana han rendido sobre la media. Pero Gastón Fernández, Jean Beausejour, Alejandro Contreras, Fernando de Paul, Jonathan Zacaría o Mario Briceño no han cumplido con lo pagado por ellos o simplemente casi no han jugado. El DT tuvo la facultad de sacar más de 20 jugadores del plantel y rearmar a su gusto el equipo y aun así no funciona.

(Quinta polémica) Esto también se suma al nulo aporte de los juveniles en el primer equipo y que tiene al joven Briceño como único representante de los sub 20 en la titularidad, con un promedio lejano al mínimo para pasar la marca exigida. Si esto sigue así la U perderá tres puntos por castigo . Tras cinco fechas ha cumplido 152 minutos con Briceño en cancha, cuando por promedio debería tener 225´.

(Sexta polémica) Otra extraña conformación de grupo de Beccacece fue la de su cuerpo técnico. Tuvo serios problemas en el primer semestre con la intención de echar a kinesiólogos del club que casi provoca que toda el área médica–que lleva muchos años trabajando- renunciara en masa. Sólo la acción conciliadora de Carlos Heller permitió que se mantuvieran todos. Además se trajo un segundo Preparador Físico al equipo: Luis Bonini, que tomó consideración de un nuevo ayudante.

Incluso el mismo Carlos Heller dijo que Bonini llegaba para aportar en experiencia al trabajo de Beccacece, por lo que se puede inferir fácilmente que la U tiene tres ayudantes técnicos –Nicolás Diez, Francisco Meneghini y Luis Bonini- y dos Preparadores Físicos –Luis Bonini y Martín Bressan-, lo que crea un equipo demasiado grande para los malos resultados conseguidos hasta ahora.

(Séptima polémica) Lo de los resultados es otro punto inentendible en el paso de Beccacece en la U. El equipo ha contratado 14 jugadores con costo cercano–sin contar los sueldos- a los 9 millones de dólares y tiene una estadística deplorable para la historia de la U, la inversión y el poder que tiene el técnico en el club.

Beccacece ha dirigido a la U en 22 partidos oficiales. Dos de ellos de Copa Libertadores con una derrota y un empate frente a River Plate de Uruguay, que sacó a los azules del torneo pese a que los rivales no habían disputado un duelo oficial en su campaña.

En el Clausura la U ganó tres partidos, perdió cinco y empató siete. Metió 29 tantos y recibió 25. En el Apertura la cosa no anda mejor y tiene dos victorias, un empate y dos derrotas, con ocho tantos anotados y ocho recibidos.

Un total que realmente hace increíble su permanencia: cinco victorias, nueve empates y ocho derrotas  en 22 partidos oficiales, un rendimiento que sacaría a cualquier técnico de un equipo grande del mundo del fútbol. Esto teniendo en cuenta que perdió dos clásicos ante la UC y empató el restante frente a Colo Colo como local.

(Octava polémica) El mal rendimiento también hace inentendible cómo aborda las conferencias de prensa en su paso por la U. Baja autocrítica, análisis desproporcionados de partido y una visión de los duelos que no se condice con la realidad. Sus palabras tras el Clásico Universitario realmente fueron sin fundamento: dijo que la U controló un partido que perdió 3-0 y que tuvo 12 ocasiones claras de gol con un “dominio desmedido”, cuando la realidad mostró algo totalmente diferente.

(Novena polémica) Además, en el clásico con la UC Beccacece volvió a mostrar una nueva faceta: el poco autocontrol. Pateó un micrófono del CDF y el refrigerador de un auspiciador que le provocó querellas en su contra y tres fechas de suspensión. Este impresentable hecho se suma a un golpe que le dio a una pizarra en el camarín y la crítica de muchos referentes del club. Luis Musrri dijo que “jamás vio a la U dando un espectáculo así” , mientras que Rodrigo Goldberg dijo derechamente que todos estos berrinches son una actuación y que lo hace sólo para las cámaras.

(Décima polémica) Pese a que Carlos Heller no ha comentado el hecho y se excusó diciendo que no vio las imágenes, sí ha comprobado como el técnico que contrató ha sido demandado en tres ocasiones por la ANFP, la última ocasión por seis millones de dólares. Esta vinculación de un técnico de la U con la justicia hace que el prestigio que tiene el club, vinculado a una casa de estudios, decaiga fuertemente.

(Undécima polémica) El dinero también es algo que provoca incredulidad en un club que, supuestamente, vive en crisis económica como la U y que ha tenido que pedir dos préstamos a su presidente para funcionar. Si es despedido, el DT recibirá 800 millones de pesos que tienen relación el sueldo que le deberían pagar. Es de los entrenadores mejores pagado en Chile, pese a los discretos resultados y la nula experiencia.

(Duodécima polémica) Todos estos antecedentes hacen inentendible la confianza que tiene Carlos Heller por un técnico que, en todos los ámbitos, ha reprobado los exámenes y que mes a mes entrega un nuevo dolor de cabeza al club. Para peor tiene muy poca autocrítica y hace que la U pierda parte del respeto que se ha ganado en la historia del fútbol chileno y que ya influenció negativamente en el marketing del club: el auspiciador Claro bajó considerablemente su aporte de 2.3 a 1.6 millones de dólares por los malos resultados en la cancha.

En septiembre la U se jugará los octavos de Copa Chile, la Supercopa ante la UC y dos partidos del Apertura que lo podrían sacar definitivamente de los tres títulos del semestre.

Foto: Agencia Uno

RedGol recomienda

Más noticias de tu interés

RedGol recomienda

La Pizarra de RedGol junto al profe John Armijo