El extraño caso de Mario Beccaguede Salas

Nicolás Olea

Periodista deportivo y director de prensa de Redgol

El DT de Universidad Católica encarna dos factores negativos del sus colegas de la U y Colo Colo. Es errático como el técnico azul y soberbio como el estratega albo. Una combinación que solo zafó por el título del Torneo de Clausura.

Mario Salas es un técnico que, a los 48 años, parece que todavía estuviera en formación. Sus grandes logros han sido veleidosos, como en clasificación al Mundial Sub 20 en Argentina, pidiendo la hora ante Perú; o el débil grupo que le tocó en ese certamen, que le permitió avanzar de ronda con apenas un triunfo sobre Egipto.

Y qué decir del título de Universidad Católica. La peor defensa de un campeón en toda la historia levantó la copa gracias a que O'Higgins, Colo Colo y Wanderers supieron hacerlo peor en los momentos claves. Un diagnóstico equilibrado pudo sopesar esos detalles en su carrera, pero era más sencillo y lógico bañarse en Gatorade y sumarse a la algarabía de la undécima estrella.

El nivel del fútbol chileno es capaz de amparar este tipo de entrenadores. A un Sebastián Beccacece que ha cambiado casi todas las formaciones en la U desde que llegó y sigue dibujando fórmulas en la pizarra para ganar solo cuatro de veinte partidos. Salas le hace competencia: ganó uno de los siete partidos esta temporada, al Chaguito Morning.

También ampara a un Pablo Guede que salió mal de Argentina y llegó con un discurso irrrebatible, de fútbol ofensivo y una autoridad que se ha ido debilitando rápidamente. El famoso Puto Amo que en Macul pondría a prueba su mano dura, pero ya anunció que jugará con "un cambio menos". Es decir, a lo Coto Sierra.

Pero Salas consigue lo imposible y ha sido capaz de encarnar ambos defectos. Es errático como Beccacece y soberbio como Guede. Con los jugadores, con los medios de comunicación y con los hinchas. Quizás es la única forma que tiene para ocultar evidentes defectos, que en el concierto internacional no se perdonan.

La autocrítica de la boca para afuera no sirve. Tampoco sirve la patochada a un periodista del Canal del Fútbol o responder que cada cambio se debe a una "decisión técnica". El hincha quiere saber las razones. Si Mario Salas decide ir al baño, también será una "decisión técnica", pero le estamos preguntando por qué Kalinski, Castillo, Álvarez, Magnasco salieron y entraron del equipo como si se cambiaran de ropa.

A los 48 años, Salas está en una coyuntura delicada, que lo puede convertir en un nuevo Tito Tapia o Víctor Castañeda. Se puede quemar para siempre. ¿Qué otro equipo grande contrataría a este entrenador si llega a salir mal de Universidad Católica? Quizás la próxima vez no haya un Perú, un Egipto o un O'Higgins que le permita alcanzar sus objetivos.

Foto: Agencia Uno

RedGol recomienda

Más noticias de tu interés

RedGol recomienda

La Pizarra de RedGol junto al profe John Armijo