[Video] Arturo Vidal rompió la resistencia mexicana con un brillante cabezazo en el último triunfo chileno sobre el Tri

Desde el balón parado, la Roja alcanzó su última victoria contra los norteamericanos. Fue en el debut de la Copa América de 2011, en Argentina, del que hoy podrían repetirse hasta once protagonistas en Santa Clara.

La historia reciente entre México y Chile no es especialmente ventajosa para la Roja. De hecho, el último triunfo para escuadra nacional data de la Copa América de Argentina en 2011, y luego el registro incluye dos victorias aztecas y dos empates, antes del pleito de esta noche por cuartos de final de la Copa Centenario (22:00 horas).

Sin embargo, esa alegría del equipo que entonces comandaba Claudio Borghi se mantiene en el recuerdo de la escuadra que hoy lidera Juan Antonio Pizzi. Seis jugadores podrían repetirse de ese partido -Claudio Bravo, Gonzalo Jara, Jean Beausejour, Gary Medel, Arturo Vidal y Alexis Sánchez- y fue el mismo Rey Arturo el que marcó el gol de la victoria, con un potente cabezazo.

En aquella oportunidad, el Tri se presentaba con un plantel mixto entre figuras emergentes y otras consolidadas. Sin embargo, cinco sobreviven a los años y podrían enfrentar hoy a la Roja: Néstor Araujo (autor del gol mexicano), Paul Aguilar, Diego Reyes, Javier Aquino y Oribe Peralta.

El encuentro se disputó en San Juan y tuvo a Araujo en la apertura de la cuenta, aprovechando una floja reacción de Claudio Bravo. El ingreso de Esteban Paredes por Beausejour afiló la ofensiva nacional -ya integrada por Humberto Suazo y Alexis- y Visogol igualó a los 67', tras pivoteo de Pablo Contreras.

Pero había más. A los 73', Vidal fue al encuentro de un tiro de esquina bien cobrado por Matías Fernández y batió con furibundo cabezazo al golero Luis Michel, figura de los aztecas hasta entonces, ratificando una victoria que les permitiría avanzar posteriormente a los cuartos de final.

Fotos: Agencia Uno

RedGol recomienda

Más noticias de tu interés

RedGol recomienda

La Pizarra de RedGol junto al profe John Armijo