Los tortuosos 46 días del Coto Sierra desde que perdió el título: le pasó de todo y hasta podría irse

Desde el 30 de abril que las aguas quedaron en una constante tormenta en Colo Colo y a pocos días de iniciarse los trabajos, todo indica que la crisis irá aumentando poco a poco. Blanco y Negro no ayuda en nada y pone más leña.

José Luis Sierra ha vivido complejos 46 días desde que Colo Colo perdió el título el 30 de abril y en estas semanas le ha pasado de todo y al mismo tiempo no ha pasado nada. Aún no tiene un refuerzo confirmado, dijeron que tiene problemas sicológicos y suena fuerte un reemplazante para su cargo.

Lo más complejo es lo que ha pasado con el tema refuerzos. No ha llegado un jugador nuevo al plantel, mientras que en la U ya cuentan con seis y prácticamente todos los clubes de primera están trabajando con los nombres diferentes.

El Coto habló sólo una vez desde el 30 de abril y fue el 7 de junio con el CDF. Sin embargo, en esa ocasión estaba viendo la sub 19 en San Carlos y dijo que le interesan algunos jugadores de la juvenil.

"Estamos viendo de todo, ya tenemos jugadores que conocemos bastante y este tipo de partidos que son definitorios que hacen que la experiencia crezca en los jugadores", explicó en aquella ocasión.

Además de esas escuetas frases, Sierra no habló más y ha despertado todo tipo de suposiciones, algunas que se sustentan en el errático actuar de Aníbal Mosa que ha dado señales inequívocas que algo extraño está pasando.

Mosa estuvo algunos días en Argentina, supuestamente, buscando refuerzos y reuniéndose con la dirigencia de San Lorenzo para pedir el dinero de Paulo Díaz que aún está impago. Finalmente el presidente de Blanco y Negro no hizo nada y despertó de inmediato la curiosidad de que si se juntó con Pablo Guede, quien hoy renunció a San Lorenzo.

Igualmente Mosa confirmó que Sierra sigue hasta mediados del 2017, por lo que la única posibilidad de que el Coto se vaya es que renuncie a su cargo. Pese a que el presidente dio su respaldo al técnico, no le cumplió con la promesa que en mayo iba a tener los refuerzos listos. Ya pasaron dos semanas de junio, algunos días de la pretemporada y no hay rumores cerca del Monumental.

Mientras, el Coto tuvo que soportar la insolencia de Christofer Gonzales, que amargado por no haber rendido en Colo Colo, dijo que el Coto tenía problemas sicológicos y hasta dijo que tenía problemas con los peruanos.

Otro problema que se le sumó a Sierra fue la discusión de Jean Beausejour con Aníbal Mosa. El lateral izquierdo y uno de los grandes referentes de Colo Colo, se taimó por la frustrada venta a Boca Junios y se rumoreó que no iba a volver después de la Copa Centenario. Igualmente el cuadro albo no tendrá al mundialista hasta por lo menos un mes más.

El camarín tampoco quedó tranquilo tras la pérdida del título y el 18 de mayo Jaime Valdés cuestionó públicamente las decisiones de Sierra y dijo que no fue bueno jugar con suplentes ante San Marcos, lo que provocó que el equipo perdiera el título.

“Siento que debería existir mayor comunicación entre nosotros, el cuerpo técnico y la dirigencia. La decisión no fue buena porque perdimos y ese partido fue el inicio del mal. San Marcos nos había ganado los dos partidos anteriores, no se sabe qué habría pasado si jugábamos los titulares, pero de ese partido fue un punto difícil”, explicó Valdés.

Mientras Mosa aún no puede confirmar refuerzos y Jean Beausejour está taimado y sin muchas ganas de volver, Paulo Garcés y Esteban Paredes tienen altas opciones de partir de Colo Colo, haciendo perder bastante potencia al equipo del Coto.

Sierra sigue esperando y este 18 de junio en La Portada enfrentará a La Serena, ciudad donde está Colo Colo trabajando aislado y aguantando el mayor tiempo posible. Esto mientras el fantasma y el nombre de Pablo Guede empieza a rondar fuerte en el Monumental, aprovechando la inercia de Mosa y la poca claridad en el futuro Albo y principalmente del Coto.

Foto: Agencia Uno

RedGol recomienda

Más noticias de tu interés

RedGol recomienda

La Pizarra de RedGol junto al profe John Armijo