La salida de Gran Bretaña de la Unión Europea amenaza a los Alexis, los Piqué y los Gareth Bale del futuro

El histórico Brexit que decretó el adiós de las islas de la Comunidad Europea traerá serias consecuencias para el fútbol, para los extranjeros que quieran jugar ahí y los británicos que quieran actuar en otras ligas del Viejo Continente.

El referéndum que ordena la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea traerá consecuencias seguras para el fútbol de las islas. Las más claras son las que están ligadas con los futbolistas extranjeros que intervienen en sus ligas, y los británicos que juegan en otros países de la UE. Alexis Sánchez y Gareth Bale son dos claros ejemplos.

A través de la Ley Bosman, desde fines de los 90 los jugadores que pertenecen a la Unión Europea tienen libre tránsito por sus ligas. Un sueco puede jugar en Alemania, un español en Francia, un argentino nacionalizado italiano puede actuar en Inglaterra, sin restricciones de cupos extracomunitarios. Sin embargo, tras el Brexit las cosas cambiarán y esos jugadores deberán cumplir con estrictas normas de inmigración.

Esto significa que solo jugarán en la Premier League aquellos con permiso de trabajo del gobierno británico, que exige jugar el 80 por ciento de los partidos internacionales en una selección entre las 70 mejores del Ránking FIFA. A Mark González le costó mucho cuando quiso pasar a Liverpool, mientras Sánchez, Mauricio Isla, Luis Jiménez y David Pizarro llegaron como comunitarios por sus respectivos pasos por Italia, sin el otro requisito.

La otra consecuencia será para los británicos que juegan en el exterior. En España, por ejemplo, solo se permiten dos extracomunitarios por plantel, una condición que ahora tendrá el galés Gareth Bale. Es decir, quizás no tenga cupo para el equipo en un par de temporadas más. Tendrá dos años para regularizar esta situación y reacomodarse en el plantel.

Y por último, una tercera veta. El fútbol inglés se ha caracterizado por reclutar distintos jóvenes de otros países europeos (especialmente España, con Fabregas, Bellerin, Piqué, Arbeloa, entre otros), pero estos jugadores ya no tendrían permiso para trabajar en suelo británico, por su juventud, perdiendo esos clubes la inversión hecha. ¿Perderá competitividad el fútbol de esos países? Habrá que esperar para sacar conclusiones.

Fotos: Getty Images

RedGol recomienda

Más noticias de tu interés

RedGol recomienda

La Pizarra de RedGol junto al profe John Armijo