Brayan Véjar relató su gol con un carrerón de 80 metros y definición picadita en la victoria de Colo-Colo

Como un niño chico con ganas de hacer una travesura, Brayan Véjar recogió el balón tras un córner de Everton y lo condujo hacia el otro arco, donde batió elegantemente a Eduardo Lobos. "Quedé apretado, pero contento por el resultado", dijo.

Brayan Véjar fue la figura de la cancha en la victoria de Colo-Colo sobre Everton, esta noche en el estadio Monumental. El carrilero ambidiestro marcó dos de los cuatro goles de los albos, que garantizaron la victoria que cerró la penúltima fecha del Torneo de Apertura.

Véjar no había podido hacerse un lugar fijo como titular, pero hace méritos. "Fueron mis dos primeros goles, necesitábamos los puntos para seguir subiendo, así que estoy muy contento. Nosotros veníamos por el triunfo desde el principio. Everton nos hizo un gol que no esperábamos, pero pudimos darlo vuelta y quedarnos con la victoria", aseguró el oriundo de Talcahuano.

El DT Pablo Guede le entregó funciones mixtas por los laterales, y Véjar está muy satisfecho. "Es una posición que me acododa bastante. Venía haciéndola desde el sur (Huachipato) y me permite tener ida y vuelta", explicó el joven nacido en 1995 y debutó hace cuatro años con el cuadro siderúrgico.

Así fue como vino el gol de Véjar, en el último minuto de partido. "Lo vi (a Eduardo Lobos) que salió un poquito. La pinché y se metió, así que muy difícil que pasara. Después del pique quedé todo apretado, pero muy contento por el resultado", reconoció el refuerzo, que recién jugó su cuarto partido en el cuadro de Macul.

Finalmente, Véjar adelantó que la final de la Copa Chile, ante el mismo Everton "va a ser un partido muy complicado, porque en las finales se trabaja distinto y hay de por medio un cupo internacional (Copa Libertadores). Queremos terminar el campeonato de la mejor manera y después ver la final, que la queremos ganar", completó.

Fotos: Agencia Uno

RedGol recomienda

Más noticias de tu interés

RedGol recomienda

El profesor RedGol y el fallo del TAS