Chile uno a uno: un Alexis sobrenatural y el renacer de Vargas dejan en buen pie a la Roja rumbo a Rusia

En un partido bravísimo, donde todo parecía adverso tras un primer tiempo muy discreto, el bicampeón de América se vio abajo y pudo recibir algún otro gol además del de Edinson Cavani. Edu dio oxígeno cuando no se veía por dónde con un cabezazo en la última del primer tiempo y luego apareció un Sánchez soberbio para poner la guinda. 

Claudio Bravo: Entró bien arreglando una salida en falso de Jara para atajar a Cavani. En el gol nada que hacer y se vio a veces incómodo para salir ante la presión alta de los delanteros uruguayos. En el segundo tiempo descolgó un par de balones con solvencia y en la jugada clave, donde había cometido penal, puso la guinda con un tapadón de Luis Suárez en un penal que bien le pudo dar aire a los de Tabárez.

Mauricio Isla: Algo contenido salvo en una jugada, donde arriesgó y metió un derechazo que pasó muy cerca como queriendo reeditar aquel gol de la Copa América 2015. Por su lado hizo daño el Tata González con algunas arremetidas, sobre todo en el primer tiempo.

Gary Medel: No fue un buen partido del Pitbull. Estuvo lento en ir sobre Suárez en un pelotazo profundo que el del Barcelona aguantó de espalda para Cavani, perdió varias divididas antes del gol uruguayo, salió mucho de su zona forzando a Jara al mano a mano con Cavani y cometió un penal que el árbitro no advirtió. Se le notó el tiempo que estuvo fuera por la suspensión.

Gonzalo Jara: Mal primer tiempo. Salió pésimo en un pelotazo profundo que dejó a Suárez solo y tuvo complicaciones en el mano a mano con Cavani. Luego logró hacer pie y hasta metió un par de pelotazos profundos, algo que suele hacer, aunque sin mayor daño.

Jean Beausejour: Estuvo correcto tras un primer tiempo para el olvido de todo el equipo con algunos centros y arranques por izquierda, sobre todo con el perfecto envío para el gol de Vargas que cambió todo. En la selección es otro.

Arturo Vidal: Lejos de su mejor versión y mermado físicamente de manera notoria. Impreciso, no pudo profundizar, se le vio rengueando desde el calentamiento previo y no pudo ser factor, por ello su temprana salida, algo que no suele ocurrir con el Guerrero.

Marcelo Díaz: Estuvo náufrago en el centro y poco atento sobre todo a las segundas pelotas, donde Cavani ganó permanentemente aprovechando el espacio que se generaba. Regaló el balón atrás en la jugada del gol uruguayo pero luego se redimió con un pelotazo impecable para Alexis y así cerrar el partido. Se soltó cuando el equipo se soltó.

Pedro Pablo Hernández: Perdido en el campo de juego y, constantemente, trató de acomodarse. A veces al lado de Díaz, a veces atrás de él, pero nunca logró hacer pie. Le pegaron un par de patadas arrancando y lo borraron.

José Pedro Fuenzalida: Sin brillar o desequilibrar como lo ha hecho en algunos últimos partidos, el Chapa se mostró como una alternativa de pase a la que siempre buscaron con un algún envío muy pasado en los momentos más complicados de Chile.

Eduardo Vargas: Se estaba viendo frustrado al chocar constantemente con Coates y Godín hasta que se les metió en el medio, con mucha viveza, para anotar el gol que cambió todo el partido en un momento preciso. Importantísimo ese instante.

Alexis Sánchez: Sencillamente soberbio. Lesionado, en una pierna, intentó un par de carrerones en el primer tiempo cuando todo parecía hundirse. Así, se mandó un jugadón para arrastrar el balón, marcas y dejar a Beausejour a merced para que sacara el centro para el gol de Vargas. Y en el segundo tiempo, qué decir. Sablazo brillante tras un lateral para el segundo y aguantó como si nada a Coates y Pereira para luego definir ante Muslera. Imperial.

(57’) Leonardo Valencia: Gran ingreso. Con personalidad, se adueñó de su sector de la cancha, tuvo un gran centro y profundizó. Chile se sintió mejor con su presencia y se erige como alternativa ante la suspensión de Arturo Vidal para la próxima fecha.

(74’) Enzo Roco: Entró para defender la ventaja y ganar altura ante algún balonazo profundo o alguna detenida. Ordenado, cumplió con esas órdenes y afirmó el fondo.

(83’) Nicolás Castillo: Entró poco en acción y su ingreso obedeció, más que otra cosa, para darle descanso a un Alexis que había dejado todo.

DT Juan Antonio Pizzi: Tras un primer tiempo donde Uruguay manejó a su antojo lo que había planificado, mostró reacción y de gran manera. El gol de Edu Vargas no sólo sacudió al equipo, sino que también al técnico quien respondió con cambios en los momentos indicados, mostrando buena lectura del momento. El ingreso de Leonardo Valencia fue muy importante y con el de Enzo Roco afirmó la defensa, ganó altura y mató una opción clave que Uruguay iba a buscar sí o sí. Este partido era trascendental y en un momento no se veía por dónde, pero una de las claves de un equipo que se perfila para algo importante es saber sufrir los malos momentos y sobreponerse. Chile lo hizo y con creces.

RedGol recomienda

Más noticias de tu interés

RedGol recomienda