Chile fue una lágrima y Quito nos quitó el sueño: ahora solo queda ganar o el bicampeón se quedará sin Mundial

La Roja cayó por 3 a 0 ante Ecuador en el estadio Atahualpa, en una de las peores expresiones del último tiempo. Al margen de lo futbolístico, lo peor está en lo estadístico: Rusia se aleja fecha a fecha.

Resumen del partido. Chile pajarea en dos laterales, Ecuador llegó con ventaja a la última línea y, sin resistencia frente al arco de Claudio Bravo, anotó dos goles en cuatro minutos. La Roja trató de afirmarse en lo que quedaba del primer tiempo, pero todo lo echó a la basura a los 40 segundos del complemento, con otra desinteligencia y el 3 a 0.

Antonio Valencia (19'), Cristián Ramírez (23') y Felipe Caicedo (46') fueron nuestros verdugos. Pero los verdaderos culpables se vestían de rojo. Con una actuación de lágrima, una coordinación menos que amateur, y quizás en la peor actuación que se recuerde de esta exitosa generación; la Roja perdió sin gloria en Quito y no solo mancilló su doble corona continental: además puso en riesgo su lugar en el Mundial de Rusia.

Hay que encender las alarmas. Hay que reconstruir confianzas y, sobre todo, hay que ganarle a Perú el martes. La selección pudo perder por una mayor diferencia ante un rival que pareció no estar precisamente apurado y que terminó despertando todos los fantasmas para Juan Antonio Pizzi y compañía.

Fueron errores individuales, bajísimas producciones individuales. El técnico sabrá si tenía alguna bala guardada en la funda, pero al mirar la banca el panorama era más bien lúgubre. No estaba Gary Medel, suspendido, ni los lesionados Valdivia, Fernández, Pinilla, Orellana, Fuenzalida, Puch y un largo etcétera. Mucho para un equipo que maquilló su rodaje en la Copa América Centenario, pero que en las eliminatorias sigue sin dar la nota.

¿Hablemos de las tres figuras internacionales de Chile? Bravo salvó la plata. Vidal no estuvo muy claro con el pie, pero sí bien de arriba; y Alexis no encontró su lugar, ni su posición, ni su rendimiento. Ni siquiera recibió mucho juego. Ahí si tiene que ver el técnico, aunque no queda mucho tiempo para lamentarse. La presión alta de Ecuador fue más efectiva que cualquier reparación del mediocampo chileno.

La Roja quedó séptima en el camino a Rusia, con la soga al cuello y la necesidad de un triunfo sobre Perú. Eso es lo primero, porque después viene la urgente búsqueda de un nuevo repertorio, quizás de nuevos protagonistas, y sobre todo, la recuperación de la cabeza. Porque hoy día, la mente de la Roja estaba en cualquier parte menos en Quito.

Fotos: Agencia Uno y Getty Images

RedGol recomienda

Más noticias de tu interés

RedGol recomienda